Las noticias

Anticorrupción pide 56 años de cárcel a un agente de aduanas por un millonario fraude con contenedores chinos

Terminal TTIA del Puerto de Algeciras.Terminal TTIA del Puerto de Algeciras.MARCOS MORENO / EL PAÍS

El empresario Rui Lu Cai siempre se creyó invencible. A través del puerto de Algeciras, este importador asiático radicado en España introdujo decenas de contenedores rebosantes a precios imbatibles. Un pantalón: 0,20 euros. Una bufanda: 0,05… El secreto que permitió a mayoristas asiáticos como Rui Lui Cai ofertar sus chollos radica presuntamente en el esquema de evasión concebido por el agente de aduanas Julio Seseña.

La Fiscalía Anticorrupción ha desmontado su tinglado. Y pide para Seseña 56 años de cárcel y una multa de 143 millones de euros por dirigir presuntamente una telaraña societaria a la que recurrieron seis importadores de contenedores chinos. El esquema permitió un fraude de IVA y aranceles de más de 52 millones entre 2011 y 2014, según el escrito de acusación al que ha tenido acceso EL PAÍS.

La fiscalía reclama además una multa de 100 millones de euros para Aduanas Senalar, una compañía de Coslada (Madrid) administrada por Seseña que importó 2.558 contenedores de China entre 2011 y 2014.

El ministerio público atribuye al agente de aduanas —un puesto que precisa de una habilitación del fisco— pertenencia a organización criminal, falsedad en documento mercantil, delito fiscal y blanqueo de capitales. Y pide para los 37 miembros de su red —empleados de Seseña, testaferros e importadores asiáticos— un total de 572 años de cárcel y más de 1.400 millones de euros de multa.

Fraude en los contenedores

El modus operandi de la trama consistía, según los investigadores, en declarar a las autoridades un valor de los contenedores menor al real e introducir más productos de los notificados a la Administración.

Con esta treta y la manipulación de facturas, los importadores asiáticos se ahorraban hasta un 90 % en los impuestos de derechos de aduanas e IVA (a la importación e interno). Y conseguían exprimir los precios en los contenedores que introducían a través de los puertos de Valencia, Algeciras y Róterdam.

Los importadores chinos abonaban en efectivo al agente de aduanas 4.950 euros por contenedor. Era una suerte de tarifa plana. Y un salvoconducto para esquivar los controles de Hacienda.

Como contrapartida, Seseña permitía a los asiáticos permanecer invisibles ante la Agencia Tributaria. Y es que la mercancía era importada oficialmente por Aduanas Senalar, que manejaba una doble contabilidad para ocultar la identidad de sus verdaderos clientes, los asiáticos. La firma de Seseña también ocultó el rastro del dinero mediante una alambicada estructura de testaferros que percibía comisiones del 3% por mover el dinero.

Multas de más de 50 millones

El principal cliente de Seseña, Bai Jie, se enfrenta a 18 años de prisión y a una sanción de 59 millones. Y su esposa, Li Roulan, a 24 años de cárcel y 58 millones de multa. Anticorrupción solicita también para su empresa, Avenvol Logistics, el pago de 60 millones. Las pesquisas estiman que esta compañía que distribuye su mercancía a través del polígono Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid), la laberíntica ciudad low cost que nutre a los 16.000 bazares chinos de España, cometió un fraude de IVA y aranceles con la importación de contenedores de 25 millones entre 2011 y 2014.

Las pesquisas han permitido aflorar cómo operaban los clientes de la firma de Seseña. Una de las empresas del mayorista de ropa interior y de baño Xiaoyi Liu, alias Miguel, Grupo For World Importación S. L., se benefició de una devolución de IVA de 450.000 euros tras la suspensión de pagos en 2013 de otra sociedad vinculada a su constelación mercantil.

Además, Xiaoyi Liu fue sorprendido en 2009 cuando intentaba colar 149.000 euros en efectivo por el aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez. Anticorrupción solicita 14 años de prisión para este empresario que dirigió a los investigadores a una caja fuerte con 476.380 euros en efectivo oculta en el suelo de una nave del polígono Cobo Calleja.

Otro de los clientes de Seseña, Rui Lui Cai, el mayorista asiático que declaraba en la aduana un precio por pantalón de 0,20 euros, se enfrenta a una solicitud del ministerio público de 18 años de cárcel y a una multa de 38,6 millones. Anticorrupción le conecta con un presunto fraude fiscal y de aranceles de 16,5 millones entre 2012 y 2014. Rui Lui Cai llegó a declarar una factura de 8.302 euros por 21.000 kilos de mercancía en el puerto de Algeciras.

La empresa tapadera

Al margen de las penas para Seseña, Anticorrupción solicita una multa de 100 millones de euros a Aduanas Senalar.

Los tentáculos de la red del agente de aduanas, además, recurrieron a una telaraña societaria con ramificaciones en Malta, Reino Unido, Holanda y Portugal, después de que las autoridades españolas sospecharan que el volumen de su mercancía importada en 2013 era mucho mayor al declarado

Anticorrupción ha reclamado en una investigación pilotada por el fiscal José Grinda la acusación de Seseña y de otras 36 personas en un escrito presentado al Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional. El ministerio público atribuye a los implicados los delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo, falsificación de facturas y fraude (fiscal y contra la Unión Europea).

investigacion@elpais.es

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply