Las noticias

Ansorena asegura que llegó a un acuerdo con los dueños del supuesto ‘caravaggio’ para retirar la obra de la subasta

La Casa Ansorena de Madrid se ha pronunciado por primera vez desde que el pasado 8 de abril se detuviera la subasta en la que se iba a vender un cuadro atribuido al círculo de José Ribera del que existen “razones fundadas” para atribuirlo al pintor italiano Caravaggio, según un informe Museo del Prado. La entidad asegura en un comunicado al que ha tenido acceso EL PAÍS que “de común acuerdo con la propiedad de la obra La Coronación de Espinas [el título que se le otorgó a la pieza en el catálogo de la subasta], siguiendo el protocolo de obras atribuibles a grandes maestros, se decidió retirar dicho cuadro de la subasta”. Es decir, antes de que el Ministerio de Cultura decretara la inexportabilidad de la pintura, Ansorena ya la había retirado y, por tanto, paralizado su venta para la tarde del 8 de abril, cuando iba a salir a subasta por 1.500 euros.

Más información

En el comunicado Ansorena explica que decidieron retirar el cuadro para que fuera estudiado “por los mejores expertos en el artista italiano Michelangelo Merisi da Caravaggio”. Esta potestad queda en manos de los dueños de la obra que, una vez declarada el pasado miércoles Bien de Interés Cultural por la Comunidad de Madrid, tienen la obligación de comunicar a la administración regional si están interesados en restaurarla. Para el primer análisis de la pieza, la dirección regional de Patrimonio Cultural ha solicitado que Ansorena le comunique en el plazo de 10 días (empezó a correr el pasado lunes 12 de abril) la identidad de los dueños, además de concretar una visita. Por el momento, la administración regional no ha obtenido respuesta, según confirman a EL PAÍS fuentes del Gobierno de Madrid.

Cultura ha solicitado a la Comunidad que sea el Museo del Prado quien se encargue del estudio de la pintura. Para la visita a la obra, la Comunidad de Madrid anunció que solicitará al Prado que elija personal técnico cualificado para que participe en esta inspección que deberá realizarse en la segunda quincena de abril. Según pudo confirmar este periódico, el sábado 10 de abril, en una reunión entre el Ministerio de Cultura y Ansorena, la casa de subastas aseguró que la pieza estaba “segura y protegida”. De manera paralela al análisis de la obra, ha comenzado un periodo de información pública por el que se ha convocado al Ayuntamiento de la capital, a los interesados y al Consejo Regional de Patrimonio histórico. Igualmente, se ha solicitado un informe a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que deberá emitirlo en el plazo de un mes desde su petición.

Toda la documentación que recabe la Comunidad en este tiempo será analizada por la administración que en caso de que reciba alegaciones por alguna de las partes implicadas, tendrá que dar una respuesta. De este proceso saldrá una resolución que debe ser aprobada por Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid en el plazo máximo de nueve meses desde la publicación en el boletín oficial de la declaración de la pintura como Bien de Interés Cultural. Es decir, según los cálculos del Gobierno regional, todo este procedimiento que se inicia esta semana puede alargarse hasta enero de 2022.

Leave a Reply