Las noticias

Anne Igartiburu, de presentadora a ‘coach’ emocional en tiempos de coronavirus

Operación Triunfo, A partir de hoy, Los Desayunos de TVE… Estos son algunos de los programas que ha suspendido la cadena pública española durante la crisis del coronavirus, con el objetivo de potenciar sus espacios informativos. También se ha visto afectado Corazón, el espacio presentado por Anne Igartiburu, con más de dos décadas en antena. Pero la presentadora, de 51 años, no para de trabajar y ha organizado su propio programa, que ha titulado Otro Corazón, a través de los directos de Instagram.

De lunes a viernes, a las 14.30, a la misma hora que se emitía el suyo en Televisión Española, Igartiburu presenta un espacio centrado en el Desarrollo Personal. Se trata de un tema que le apasiona y una de sus facetas más desconocidas, pues cursó un Máster de Experto Internacional en Coaching hace cinco años en el Instituto Europeo del Coaching y dispone también de otros títulos sobre comunicación, moda, empresas y otro en Técnicas de Psicología Transpersonal. Incluso se ha formado en neurolingüística en Londres con expertos como John Grinder y Tony Robbins, lo que le ha permitido impartir charlas.

Durante la media hora de Otro Corazón, Igartiburu trata de resolver las dudas de sus seguidores sobre su estado emocional durante el confinamiento. Su objetivo es hablar de otro corazón al que no tiene tan acostumbrado a su público, el de las emociones. “Para mí está siendo una experiencia chulísima. Estamos intentando de dos y media a tres reunirnos un montón de gente y hablar sobre algo que es mi gran pasión, el desarrollo personal. El desarrollo personal que ahora tanta falta hace y que vamos a intentar ver qué nos falta para gestionar mejor el presente y el futuro”, ha explicado en sus redes sociales.

La presentadora cuenta con la colaboración de varios profesionales de este sector, como Cristina Soria, Rubén Turienzo, Álex Galofré, Raquel Sánchez de Benit, Julio de la Iglesia y Laura Moncho, entre otros. Con ellos ha abordado hasta el momento temas como: Cómo salir reforzado en el nuevo paradigma, Inteligencia emocional en la familia, Aprendizaje, responsabilidad y emocionalidad en tiempos difíciles y Fortalezas para un futuro nuevo. “Solo tengo palabras de agradecimiento. Grandes profesionales del Desarrollo Personal se asoman a esta ventana e intentamos juntos aportar nuestro granito de arena para que no sintamos mejor”, ha comentado Igartiburu en una publicación de Instagram.

Una de sus últimas entrevistadas ha sido Irene Villa, conocida por ser víctima de un atentado del grupo terrorista ETA a los doce años. La escritora, que ahora tiene 41, ha desvelado que ha trabajado en su nuevo libro durante el periodo de cuarentena. En sus páginas valora todo lo que ha ido aprendiendo a lo largo de su vida y trata temas como la pérdida de un hijo durante el embarazo o la separación de la pareja, dos situaciones que ha experimentado. “Un divorcio es un cambio brutal en la vida de cualquier persona. Es un cambio estructural. Nadie se casa para divorciarse. Es algo muy duro”, ha contado Villa a la presentadora.

Igartiburu se encuentra estos días en Madrid junto a sus tres hijos. Su marido, el director de orquesta Pablo Heras-Casado está en Granada con su familia desde antes de que se decretara el estado de alarma. “Pablo terminó sus funciones del Teatro Real y se marchó con su familia. Y como se empezó a encontrar regular se quedó con ellos. Por precaución y responsabilidad se ha quedado”, ha explicado recientemente la presentadora en el programa Todos en casa.

Cuando no está con los directos de Instagram, Igartiburu entretiene a sus hijos con lectura, pintura, música, juegos y yincanas. Todo esto después de cumplir con las tareas escolares. También sale con ellos al balcón de su casa todos los días a las 20.00 para aplaudir en homenaje a los sanitarios. Aunque la presentadora también ha querido reconocer el gran esfuerzo que están haciendo los más pequeños de la casa durante estos días: “Nos lo están poniendo fácil y aprenden y se adaptan de manera ejemplar. Va por ellos también nuestro aplauso”.

Asimismo, estos días le han servido para practicar con el violonchelo antes de retomar de nuevo las clases con su profesora. “Así que ahora toca practicar las cuatro notas, y la postura… Y poner ilusión y ganas… Ojalá después, siga practicando y mejorando. Todo depende de nosotros. ¿A que sí? Toda mi admiración y respeto a los músicos”, ha compartido la presentadora con sus seguidores.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply