Las noticias

Anderson Cooper, presentador estrella de la CNN, ha sido padre gracias a un vientre de alquiler

Anderson Cooper, de 52 años y presentador estrella de CNN, ha anunciado a través de sus redes sociales que ha sido padre por un vientre de alquiler de un niño que lleva el nombre de Wyatt Morgan Cooper, en recuerdo de su padre que murió cuando él tenía 10 años. “Es dulce, suave, saludable y estoy más que feliz”, dijo el orgulloso padre.

“Espero poder ser tan buen padre como lo fue el mío. El segundo nombre de mi hijo es Morgan. Es el apellido de mi madre. Sé que a mi madre y a mi padre les gustó el nombre porque recientemente encontré una lista que hicieron hace 52 años, cuando intentaban pensar en nombres para mí”.

View this post on Instagram

I want to share with you some joyful news. On Monday, I became a father. This is Wyatt Cooper. He is three days old. He is named after my father, who died when I was ten. I hope I can be as good a dad as he was. My son’s middle name is Morgan. It’s a family name on my mom’s side. I know my mom and dad liked the name morgan because I recently found a list they made 52 years ago when they were trying to think of names for me. Wyatt Morgan Cooper. My son. He was 7.2 lbs at birth, and he is sweet, and soft, and healthy and I am beyond happy. As a gay kid, I never thought it would be possible to have a child, and I’m grateful for all those who have paved the way, and for the doctors and nurses and everyone involved in my son’s birth. Most of all, I am grateful to a remarkable surrogate who carried Wyatt, and watched over him lovingly, and tenderly, and gave birth to him. It is an extraordinary blessing – what she, and all surrogates give to families who cant have children. My surrogate has a beautiful family of her own, a wonderfully supportive husband, and kids, and I am incredibly thankful for all the support they have given Wyatt and me. My family is blessed to have this family in our lives I do wish my mom and dad and my brother, Carter, were alive to meet Wyatt, but I like to believe they can see him. I imagine them all together, arms around each other, smiling and laughing, happy to know that their love is alive in me and in Wyatt, and that our family continues.

A post shared by andersoncooper (@andersoncooper) on Apr 30, 2020 at 6:51pm PDT

Cooper admitió en su texto que nunca pensó que la paternidad sería una posibilidad para él. “Como niño gay, nunca pensé que sería posible tener un hijo, y estoy agradecido por todos los que han allanado el camino, y por los médicos y enfermeras y todos los involucrados en el nacimiento de mi hijo”, escribió. “Sobre todo, estoy agradecido con a la sustituta que llevó dentro a Wyatt y lo cuidó con amor y ternura, y lo dio a luz”. Y añadió: “Es una bendición extraordinaria: lo que ella y todas las sustitutas dan a las familias que no pueden tener hijos”, dijo. “Mi madre sustituta tiene una hermosa familia propia, un esposo maravillosamente solidario e hijos, y estoy increíblemente agradecido por todo el apoyo que nos han brindado a Wyatt y a mí. Mi familia tiene la bendición de tener a esta familia en nuestras vidas”.

El corresponsal, periodista de CNN y figura pública ya era considerado uno de los homosexuales más poderosos en la industria del entretenimiento incluso antes de salir del armario. De hecho este, popular rostro de la televisión estadounidense reconoció su homosexualidad hace ocho años y lo hizo en un correo electrónico que aceptó que uno de sus amigos divulgara. “Soy gay, siempre lo he sido, siempre lo seré y no puedo estar más contento, cómodo y orgulloso con ello”, dijo entonces. Ahora, Cooper insta públicamente a que otros sigan su ejemplo: “Sé que es una decisión personal que cada uno tiene que tomar siguiendo sus propias razones pero obviamente todos estaríamos mejor con más visibilidad”.

El periodista es hijo de Gloria Vanderbilt, el pequeño de los que tuvo con su cuarto marido, el escritor Wyatt Emory Cooper. El mayor, Carter, se suicidó en 1988. La diseñadora explicó en uno de sus libros de memorias, A Mother’s Story, cómo presenció el momento en que su hijo, que sufría depresión, saltó del balcón de su apartamento en Nueva York. “Hubo un instante —le contó al propio Anderson en una entrevista en 2012— en que parecía que no iba a saltar. Estaba sentado en el balcón, en el piso 13, con un pie dentro y otro colgando. Le supliqué que no lo hiciera y cuando lo hizo, lo hizo como un atleta. Quedó colgando y le dije que volviese. Por un momento pensé que lo haría”.

La diseñadora y escritora era nieta de Cornelius Vanderbilt, el millonario que se encargó de extender el ferrocarril por todo EE UU. El hijo de Cornelius y padre de Gloria murió alcoholizado cuando ella era apenas un bebé y quedó a cargo de su madre, que frecuentaba la alta sociedad junto a su hermana gemela, amante del Príncipe de Gales. Cuando cumplió los 10 años, su tía paterna, la fundadora del museo Whitney de Nueva York, pidió su custodia en los tribunales, temerosa de lo que su excuñada estaba haciendo con la fortuna de la pequeña. El caso fue seguido por la prensa y la sentencia solo permitía a la niña ver a su madre durante los veranos.

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del coronavirus durante la crisis. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

Suscríbete

Leave a Reply