Las noticias

Andalucía y Madrid elevan el tono contra el Gobierno por no pasar al completo a la fase 1

Dos mujeres leen un cartel puesto en una persiana echada de un comercio de Málaga en el que se puede leer: "NO volveremos a abrir sin medidas justas y coherentes", este viernes.Dos mujeres leen un cartel puesto en una persiana echada de un comercio de Málaga en el que se puede leer: “NO volveremos a abrir sin medidas justas y coherentes”, este viernes.Daniel Pérez / EFE

Varios gobiernos autonómicos critican con dureza la decisión del Ministerio de Sanidad de no permitir a sus territorios pasar el próximo lunes a la fase 1, que permite más libertad de movimientos en el desconfinamiento. La Junta de Andalucía (PP y Ciudadanos) considera un “ataque frontal” que Málaga y Granada no avancen en la desescalada, mientras Madrid, gobernado por la misma coalición, también critica el criterio de Sanidad, pese a que la propia Isabel Díaz Ayuso pensaba lo mismo el pasado jueves. El presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, criticó en la noche del viernes que solo cambien de fase 10 de las 24 zonas de la región y pidió revisar la situación “cuanto antes”, aunque este sábado el Gobierno regional ha rebajado las críticas. Cataluña y Castilla y León dejan zonas confinadas en la fase cero, pero en este caso la propuesta parte de sus propios ejecutivos.

Madrid se siente “atacada”

“Lo que es insensato es tratar a la Comunidad como si fuéramos unos recién llegados”, dijo este viernes la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso. “Hemos sido una comunidad que ha estado muy sola y muchas veces atacada”, añadió. Sin embargo, la propia Ayuso —al igual que otros consejeros— había expresado el jueves sus dudas sobre pasar a la siguiente fase horas antes de que su Gobierno pidiera hacerlo. “Yo no quiero tener prisa para acceder a nada porque he sido la primera que he visto lo que ha pasado en la Comunidad”, señaló en una entrevista en RNE. La pandemia ha ahondado en las diferencias entre los dos miembros del gobierno regional y ha costado la dimisión de la directora de Salud Pública de Madrid, Yolanda Fuentes, que había recomendado no cambiar de fase todavía.

Nada más conocer la decisión de Sanidad de mantener a Madrid en fase cero, Ignacio Aguado (Cs), vicepresidente de la Comunidad, tuiteó que la decisión del Gobierno “supone que miles de autónomos, bares y pequeños comercios” no podrán abrir este lunes. Aguado recalcó que la crisis también se está lleva por delante a “muchas empresas” y ha defendido este sábado, en declaraciones a la Cope, que la región está “preparada” para cambiar de fase, pese a la decisión de Sanidad, basada en que no cumple los criterios médicos.

El PSOE también ha elevado el tono, y en un tuit ha considerado a la Comunidad de Madrid “ejemplo de gestión ineficaz e irresponsable”, algo a lo que Díaz Ayuso ha respondido en redes con un lacónico “No hay derecho” en su cuenta de twitter. De hecho, la propia Ayuso ha reconocido que la petición de cambio de fase se hizo por razones económicas y pese a la oposición de Salud Pública. PP y Cs, distanciados en muchos aspectos, coinciden en sus críticas al Ejecutivo de Sánchez y el día 18 volverán a intentar pasar de fase. “Madrid está haciendo un gran esfuerzo y si quiere pedir entrar en la fase 1 la semana que viene, se estudiará”, ha señalado este sábado Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del ministerio.

“Un agravio” para Andalucía

La principal queja de la Junta de Andalucía es que su planteamiento para rebajar el confinamiento por distritos sanitarios fue ignorado, pero sí se aplicó en otras regiones como la Comunidad Valencia y Castilla y León. “El mapa de Andalucía debería estar pintado del color de la fase 1. Es difícil de entender que en otras comunidades se permita una desescalada por distritos sanitarios y en Andalucía no. Pediré que se revise esa decisión y se nos aplique el mismo criterio que a los demás”, censuró el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), en Twitter.

Su número dos y líder de Ciudadanos en la región, Juan Marín, acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de generar un “agravio”. “El Gobierno no puede aplicar el criterio de provincia aquí y en otros territorios no. Es una decisión arbitraria que perjudica claramente a Andalucía. Este criterio [por distritos sanitarios] es precisamente el que se había propuesto desde Andalucía porque así está conformado el sistema andaluz de salud, no por provincias”, incidió Marín, que advirtió que espera “algún tipo de explicación” sobre esta asimetría respecto a otras comunidades.

Marín consideró que la decisión es un “ataque frontal” al Ejecutivo autonómico, al que “parece que se castiga por hacer bien las cosas”. “Esto no es justo y ahora habrá muchos andaluces que no entenderán la decisión del Gobierno de discriminar una vez más a Andalucía, cambiando de criterio en función de cómo le interesa a él y no a los andaluces”, criticó Marín (Ciudadanos) a través de un comunicado. La Junta propuso el miércoles al Gobierno que las ocho provincias andaluzas pasaran a la fase 1 a partir del próximo lunes, con la excepción de tres de los 33 distritos sanitarios, en las ciudades de Málaga y Granada, por presentar mayores tasas de contagio.

Valencia se ve “mejor” que otras comunidades

La consejera de Sanidad valenciana, Ana Barceló, se ha mostrado este sábado más conciliadora con el Ministerio de Sanidad que el viernes por la noche, cuando estalló contra la decisión del Gobierno de permitir solo a 10 de los 24 departamentos de salud de la autonomía pasar de fase 1, dejando a las ciudades de Valencia, Alicante, Castellón y sus áreas metropolitanas en la fase 0. El anuncio del ministerio fue un mazazo para las autoridades valencianas, que llevaban una semana asegurando que el territorio, que ha sufrido la pandemia mucho menos que otras comunidades (es la sexta con menos fallecidos por cada 100.000 habitantes, con 26 frente a los 129 de Madrid), cumplía los requisitos para avanzar en la desescalada.

Millones de ciudadanos y miles de bares y otros negocios habían asumido la expectativa y habían empezado a prepararse para un levantamiento parcial de las restricciones. “No entendemos por qué no podemos pasar a la fase 1 estando en muchas mejores condiciones que otras comunidades autónomas. Hoy mismo le he pedido al ministro que justificara con criterios objetivos la decisión”, dijo Barceló el viernes por la noche en un tono muy duro, añadiendo que no había obtenido respuesta.

El presidente valenciano, Ximo Puig, también manifestó su disconformidad, pero de forma más constructiva. “Hemos justificado con criterios técnicos las condiciones por las que toda la Comunidad Valenciana debía pasar a la fase 1 para proteger a la sociedad valenciana. Pedimos que se estudie nuestro plan para revisar cuanto antes la decisión”, escribió en Twitter.

Este sábado, después de informar de que la Comunidad Valenciana (la cuarta comunidad de España, más poblada, con cinco millones de habitantes) ha registrado siete fallecidos en las últimas 24 horas, ninguno de ellos en Castellón y Alicante, y ha tenido una buena evolución de nuevos positivos e ingresos hospitalarios y en UCI, la consejera ha repetido que el todo el territorio cumple los “criterios técnicos” para pasar de fase, y todavía no sabe por qué se ha rechazado el avance de 14 departamentos de salud. Pero en un lenguaje mucho más suave al empleado 12 horas antes, ha insistido en el mensaje de que sus esfuerzos se centran en lograr que la decisión cambie cuanto antes, y que espera que suceda antes del lunes 18 de mayo. “Lo importante ahora es pasar el nuevo examen. El lunes mismo lo plantearemos en la reunión que tenemos previsto mantener con el ministro” de Sanidad, Salvador Illa, ha declarado.

La tarde del viernes fue muy larga en los despachos del a Generalitat, con contactos con el Gobierno, primero a nivel técnico y después político, para tratar de evitar el resultado que se acabó anunciando. Barceló llegó a ofrecer al ministerio rebajar las cosas que podrían hacerse en los 14 departamentos de salud cuyo avance iba a ser rechazado, renunciando por ejemplo a las reuniones de hasta 10 personas y a la posibilidad de organizar seminarios. Pero no tuvo éxito. La consejera ha mencionado la densidad de población y la elevada movilidad de las tres capitales de provincia y sus áreas metropolitanas como factores que han pesado en la decisión del Gobierno.

Según Barceló, la petición de la Generalitat de que la Comunidad Valenciana fuera analizada por departamentos de salud en lugar de por provincias no ha sido contraproducente, sino al revés, ya que sin esa fórmula es posible que las tres provincias se hubieran quedado íntegramente en la fase 0. La consejera ha dicho que es partidaria de publicar el dossier remitido al ministerio, pero solo si se publican también los demás, “para que se pueda comparar”. Y ha declarado que no cree que en la decisión del Gobierno respecto al País Vasco, que sí ha pasado a la fase 1, haya influido el apoyo del PNV a la prórroga del estado de alarma, como se le ha planteado en la videoconferencia de prensa.

Con información de Javier Martín-Arroyo, Lucía González, Ignacio Zafra y Miguel Ángel Medina.

Información sobre el coronavirus

Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

Guía de actuación ante la enfermedad

– En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply