Las noticias

Álex Lequio, dos años luchando contra el cáncer

Álex Lequio, el hijo de Ana Obregón y el conde Lequio, lleva dos años luchando contra el cáncer. Se cumplen ahora. Fue el 9 de abril cuando unos paparazis localizaron al joven y a su madre a la entrada de un hospital de Nueva York especializado en oncología. Poco después la familia informaba del estado de salud del único hijo de la actriz. Desde entonces tanto él como sus padres han ido contando la evolución del tratamiento en un intento de normalizar la situación y generar esperanza entre quienes padecen esta enfermedad. Pero de un tiempo a esta parte el silencio se ha instalado tanto en sus redes sociales como en sus declaraciones. La última la ha hecho Lequio padre que ha desmentido que su hijo haya tenido que abandonar la clínica Ruber Internacional a causa de la pandemia a la vez que ha recordado una vez más que el camino que queda por delante es largo y nada fácil.

La manera de encarar enfermedad de Álex Lequio le ha acercado a la gente. Hasta entonces el joven era visto como un chaval caprichoso, algo frívolo, criado y protegido por sus famosos padres. En este tiempo de lucha, sin embargo, Álex se ha mostrado maduro, cercano y con una ironía a prueba de fuego para abordar asuntos complicados. También ha sido muy sincero. Ha hablado en sus redes de sus logros, mensajes intercalados con asuntos de sus negocios y sus causas solidarias. Pero también lo ha hecho en la revista ¡Hola! donde ha concedido dos exclusivas para contar detalles de su tratamiento para así ayudar al pago de sus facturas médicas.

Álex Lequio comenzó su batalla contra el cáncer, una enfermedad que empezó como un simple “tirón de espalda”, en marzo de 2018. Desde que regresara a España después de siete meses en Estados Unidos donde se trató en el prestigioso Memorial Sloan Kettering Cancer Center de Nueva York, el hijo de Obregón y Lequio sigue el proceso en el hospital Ruber Internacional de Madrid pero con regulares visitas a Barcelona donde se halla uno de los especialistas que combaten la modalidad de cáncer que sufre. También ha realizado desplazamientos puntuales a Pamplona por razones médicas. “No para de trabajar, hasta en los hospitales está con el ordenador dale que te pego”, ha asegurado su madre, quien no duda en rechazar o posponer sus compromisos profesionales para estar siempre al lado de su hijo. El último una obra de teatro que iba a estrenar en Madrid con Andoni Ferreño.

Una de sus últimas publicaciones fue un vídeo el 4 de febrero, Día Mundial del Cáncer, en el que se ve al hijo de Ana Obregón con buen aspecto durante una reunión con la gente de su empresa, Polar Marketing. “Hoy es un día muy importante para todas las personas que estamos luchando contra este resfriado tan puñetero y quería aprovechar para mandar un abrazo muy fuerte desde el corazón a tod@s mis luchadores/as. Mucha fuerza y ánimo”, contaba mientras informaba de sus futuros proyectos laborales. Desde entonces ha publicado tres post más pero sin referencias a su estado de salud. El último de ellos el día 25 de marzo donde una alegórica ilustración manga muestra a dos personajes chocando los puños preparados para enfrentarse a una multitud de héroes y malos de película. Como texto que acompaña a la imagen, una única palabra, cuya interpretación resulta sencilla: “Ready” (preparado).

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply