Las noticias

Alemania negociará la compra de la vacuna rusa Sputnik V de forma bilateral

Cajas con la vacuna rusa Sputnik V en un almacén de Trípoli, la capital de Libia, el 4 de abril.
Cajas con la vacuna rusa Sputnik V en un almacén de Trípoli, la capital de Libia, el 4 de abril.MAHMUD TURKIA / AFP

Alemania está dispuesta a negociar un contrato bilateral con el fabricante de la vacuna rusa Sputnik V, aseguró este jueves el ministro de Sanidad, Jens Spahn, en declaraciones a la emisora WDR. Alemania lleva semanas intentando que la Comisión Europea negocie de forma centralizada un acuerdo con Moscú para que el preparado ruso se distribuya en los Veintisiete en cuanto la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) le dé su aprobación, pero por ahora Bruselas no ha mostrado interés y ni siquiera ha iniciado lo que llama “conversaciones exploratorias”.

Spahn precisó que, a diferencia de lo que han hecho otros socios europeos del Este, como Hungría o Eslovaquia, Alemania no pretende autorizar la vacuna unilateralmente, sino esperar a que la EMA la apruebe para toda Europa. Las declaraciones del ministro se producen un día después de que el presidente del Estado de Baviera, Markus Söder, anunciara que su región ha firmado un contrato preliminar para el suministro de 2,5 millones de dosis de la Sputnik V. Como Spahn, Söder subrayó que el acuerdo está supeditado a la autorización europea. Las dosis, que no llegarán hasta julio, se fabricarán en una planta farmacéutica propiedad de la filial alemana de la rusa R-Pharm, que ha invertido 30 millones de euros para adaptarse a la producción en masa de vacunas.

Más información

Spahn aseguró a sus homólogos de la Unión Europea en la reunión que mantuvieron el miércoles que Alemania está dispuesta a negociar “de forma bilateral” con Rusia, según adelantó Reuters. El ministro añadió que Moscú “debe suministrar los datos” necesarios a la EMA para que esta pueda aprobar la vacuna, y precisó que en primer lugar Rusia tiene que especificar qué número de dosis puede entregar y en qué fecha. Hasta ahora la capacidad de producción de la Sputnik V ha sido bastante limitada y las autoridades rusas han buscado acuerdos con plantas farmacéuticas para ampliarla en Europa. Está previsto que las entregas de vacunas pertenecientes a la cartera de compra centralizada de la UE se multipliquen en el segundo y el tercer trimestre, por lo que la llegada de la Sputnik solo influiría en la campaña de vacunación si Rusia facilitara las dosis en los próximos “dos a cuatro o cinco meses”, dijo Spahn.

Todavía no hay una fecha prevista para que la EMA se pronuncie sobre la eficacia y seguridad de la vacuna rusa. El miércoles se conoció que este organismo llevará a cabo una “inspección de buenas prácticas clínicas” sobre la forma en que se realizaron los ensayos en Rusia. La directora ejecutiva de la agencia, Emer Cooke, señaló que se trata de “un proceso normal” durante la evaluación de los fármacos y simplemente busca confirmar que los ensayos clínicos fueron adecuados, tanto desde el punto de vista científico como del ético. La Sputnik se probó en militares y empleados del Estado que, según el Kremlin, participaron de forma voluntaria.

Tanto el líder bávaro como el Gobierno de Merkel llevan semanas promoviendo la rápida autorización de la vacuna Sputnik en Europa y animando a Bruselas a que inicie los trámites con Rusia para empezar a distribuirla en cuanto la agencia dé luz verde. Por ahora, la Comisión Europea no ha iniciado negociaciones con Moscú para la compra centralizada, a diferencia de lo que ha hecho con otras vacunas que tampoco han sido aprobadas todavía por el regulador europeo. El comisario responsable de las vacunas, Thierry Breton, aseguró a finales de marzo que la Sputnik no es necesaria en la UE porque, para cuando llegue —quizá en julio—, el suministro de las ya autorizadas será más que suficiente para cubrir las necesidades de los Veintisiete.

Hasta ahora, la EMA ha autorizado cuatro vacunas: la de Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Janssen. Con las cuatro ha firmado contratos la Comisión, que también ha cerrado tratos sobre dos fármacos aún sin autorizar, de Sanofi-GSK y de CureVac. Además, Bruselas mantiene negociaciones o “conversaciones exploratorias” con Novavax y Valneva.

Tanto Hungría como Eslovaquia han comprado la vacuna rusa fuera del programa de adquisición centralizada de la UE y sin esperar la aprobación de la EMA. En ambos casos, sus agencias del medicamento nacionales han dado el visto bueno a la vacuna solo para su territorio. Las dosis no pueden exportarse ni circular por la Unión. Bruselas asegura que cada Estado es libre de aprobar los medicamentos que considere oportunos porque la política de vacunas es una competencia estatal. Austria ha anunciado que también va a comprar de forma unilateral la Sputnik V. Bruselas considera que estos países no rompen la unidad acordada entre los Veintisiete porque se trata de una vacuna que no figura en la cartera común, como sí lo están Pfizer, Moderna, AstraZeneca o Janssen.

Leave a Reply