Internacional

Alemania dicta orden de arresto contra un agente ruso sospechoso de lanzar un ciberataque contra Bundestag

Cinco años después del peor ataque cibernético que ha sufrido el Parlamento alemán, en 2015, la fiscalía general del país dictó este lunes una orden de arresto contra un agente ruso, sospechoso de estar al frente del ataque que en su momento conmocionó al país. El sospecho se llama Dimitri Badin, tiene 29 años y supuestamente trabaja para el servicio militar ruso GRU.

En abril de 2015, varios miembros del Bundestag recibieron un correo electrónico con un título que les llamo la atención: El conflicto de Ucrania con Rusia deja la economía en ruinas. La dirección del remitente terminaba en “@un.org” y parecía un correo electrónico de las Naciones Unidas. Un enlace contenido en el correo electrónico condujo a un supuesto informe de la ONU, pero en realidad el sitio web había sido preparado con un virus que se instaló en los ordenadores de aquel que abriese el email.

En las semanas siguientes, los hackers pudieron navegar por el sistema informático del Parlamento. También tomaron nota de las contraseñas y se apoderaron de varias cuentas de los administradores de la red. Esto les permitió obtener un mayor acceso y capturar aún más datos. Hubo veces en las que toda la red del Bundestag tuvo que ser clausurada para detener el ataque. Se llegó a especular con que el botín de los hackers, los datos y probablemente muchos correos electrónicos de los parlamentarios, se transfirió a servidores fuera de Alemania. Según las autoridades, el ciberataque fue probablemente parte de la campaña de espionaje de un grupo que ha sido identificado como APT28.

Al parecer Badin, y siempre según informaciones anónimas de los medios locales como Süddeutsche Zeitung y la revista Der Spiegel, no es un agente común y corriente. El FBI lo busca desde hace dos años por la sospecha de que estuvo involucrado en el espionaje al Partido Demócrata de Hillary Clinton en el período previo a las elecciones presidenciales de 2016 y a la Agencia Mundial Antidopaje. El investigador especial de EE UU de la llamada trama rusa, Robert Mueller, que se suponía que iba a investigar si había alguna influencia de Rusia en la elección de Donald Trump como presidente, presento cargos contra Badin en 2018.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Leave a Reply