Las noticias

Albóndigas de patata (Knodel)

Dependiendo del lugar, puede que se te presenten como Knödel, en Austria y en el sur de Alemania, o como Kloß, en el norte del país germano. Los Knödel son como una especie de albóndiga gigante o, como su nombre bien indica, “bolas de masa hervida”. Al igual que existen albóndigas de diferentes ingredientes, también podemos encontrar muchos tipos de Knödel, como las Matzeknödel -bolas de Matzá judías que se comen en sopa- elaboradas con harina de matzá, las Semmelknödel hechas con pan o las Kartoffelknödel preparadas con patata, entre otras.

Estas últimas se suelen servir como acompañante de carnes asadas, aunque también puedes encontrarlas como plato principal -con alguna salsa- o en sopas. Se cuecen en agua hirviendo o al vapor y a menudo se rellenan con pan tostado en mantequilla o con carne, aunque considero -opinión personal- que se podría jugar con una gran variedad de rellenos siempre que no tengan un contenido muy alto de agua.

Al igual que ocurre con los ñoquis, por ejemplo, en esta receta es importante utilizar patatas tardías o viejas: absorben menos harina y darán como resultado unos Knödel más tiernos, al contrario de lo que pudiera parecer. En la receta original se suele utilizar almidón o harina de patata, pero ya que no es un ingrediente común por aquí, lo sustituiremos por almidón o harina fina de maíz (que no es la de hacer arepas). Si te sobran Knödel para el día siguiente -se habrán resecado un poco- puedes cortarlos en rodajas, colocarlos en una bandeja de horno y gratinarlos con queso y/o alguna salsa.

Dificultad

La de hacer unas esferas bonitas.

Ingredientes

Para 10-12 knödel

  • 1 kg de patata vieja
  • 50 g de mantequilla derretida
  • 2 yemas de huevo
  • Entre 50 y 100 g de almidón o harina fina de maíz
  • Nuez moscada
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  1. Lavar bien las patatas y cocerlas, enteras y con piel, en agua con sal. Retirar cuando se sientan tiernas al pincharlas con un cuchillo.

  2. Pelar las patatas mientras estén calientes y pasar por un pasapurés. Si no cuentas con uno, puedes hacerlo con un tenedor procurando que no queden grumos. Dejar enfriar.

  3. Una vez las patatas estén frías, añadir la mantequilla derretida, las yemas y 50 g de harina fina de maíz. Condimentar con sal, nuez moscada y pimienta.

  4. Amasar con las manos limpias hasta obtener un bollo liso. Si quedara muy pegajosa, añadir un poco más de harina. Debe quedar una masa tierna y maleable (parecida a una plastilina), pero no pegajosa.

  5. Llevar a ebullición abundante agua con sal en una olla.

  6. Mientras, formar los Knödel con las manos. Deben quedar unas esferas de unos 80-100 g: más o menos entre una pelota de golf y una de tenis.

  7. Cocer en el agua hirviendo -con un hervor suave para que no se rompan- durante 20 minutos. Si la olla es pequeña, hacerlo en tandas. Retirar con una espumadera y servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con la etiqueta #RecetasComidista. Y si te sale mal, quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Leave a Reply