Las noticias

Alberto de Mónaco se baja el sueldo cinco millones de euros

La gestión de Alberto de Mónaco contra el coronavirus está siendo transparente desde el primer día. El soberano, que se infectó con la enfermedad para posteriormente superarla, sabe de las dificultades que la pandemia sanitaria está suponiendo en todos los países y a todos los niveles, y por ello ha tomado medidas al respecto.

Desde lo que podría parecer una atalaya privilegiada, un castillo en uno de los países más ricos del mundo, el monegasco ha anunciado una serie de medidas, también económicas, para paliar el impacto del virus. Y le tocan a su propio bolsillo. Su Alteza Serenísima (ese es el título que recibe) ha anunciado que se baja el sueldo en nada menos que cinco millones de euros: va a pasar de recibir 13,2 millones anuales a ocho.

“La pandemia del coronavirus va a impactar fuertemente en el presupuesto del Estado, con un déficit provisional estimado en 500 millones de euros para el ejercicio de 2020”, explica el comunicado hecho público por su gabinete. “Este montante corresponde a la financiación de las medidas excepcionales de apoyo necesarias en favor de todos los participantes de la economía monegasca, medidas decididas por el Gobierno, así como teniendo en cuenta una reducción anticipada de los ingresos del Estado”, explica, dando a entender que, como es lógico, el presupuesto de un Estado basado en el lujo y el turismo se verán afectados por la pandemia.

“La gravedad de la situación impone una gestión financiera rigurosa, acompañada de esfuerzos importantes para lograr una disminución global de los gastos del Estado”, continúa el comunicado. “En este contexto, el Príncipe Soberano ha decidido reducir los gastos de funcionamiento del Palacio con una bajada del 40% de su dotación, que pasa de 13,2 millones de euros a ocho”.

El escrito trata de finalizar con una nota de esperanza, afirmando que “el príncipe tiene una total confianza en la solidez del modelo económico y social del Principado de Mónaco para remontar esta crisis sanitaria y sus consecuencias económicas sin precedentes para su país”.

El pasado 19 de marzo, cinco días después de cumplir 62 años, Alberto de Mónaco anunció a través de otro comunicado que había sido diagnosticado con la enfermedad. El soberano explicaba que los síntomas eran leves y que seguía trabajando “en sus apartamentos privados” y “en permanente contacto con los miembros de su gabinete y de su Gobierno así como con sus colaboradores más cercanos”. También rogaba a los monegascos que respetaran “las medidas de confinamiento y que limiten los contactos con el prójimo al mínimo. Solo el riguroso respeto de esas reglas permitirá frenar la propagación del coronavirus”. Apenas 11 días después, otro escrito anunciaba que había superado la covid. “Pronto se unirá a su familia y continuará el período de confinamiento mientras permanece en contacto cercano con el Gobierno y sus colaboradores cercanos”, decía. Hasta donde se ha dado a conocer, su esposa, Charlene, no ha estado infectada por el virus, ni tampoco sus hijos, los príncipes Jacques y Gabriela, de cinco años.

Alberto de Mónaco lleva 15 años al frente del Principado, en el que sucedió a su padre, Raniero. Pero, con la caída del turismo, el lujo, los viajes y las inversiones, se enfrenta a un momento complicado para la gestión de ese pequeño trozo de territorio situado en la Costa Azul.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply