Las noticias

Al verano en Mallorca siempre le quedará Michael Douglas

En el insólito verano mallorquín de la pandemia, con una ausencia casi total de rostros conocidos y sin salidas privadas de los miembros de la familia real, pocas son las fotos de celebridades disfrutando de unas relajadas vacaciones con baños en calas semidesiertas y paseos en barco. Al ir y venir de futbolistas, músicos y rostros conocidos de Instagram que eligen las Baleares como destino vacacional hay un par de nombres que permanecen fijos en las quinielas del verano mallorquín, el de los actores Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones, que nunca faltan a su cita veraniega con las calas de la Sierra de Tramontana.

El matrimonio y sus dos hijos, Carys y Dylan, se instalaron en la espectacular finca S’Estaca en el municipio de Valldemossa a mediados del mes pasado. Y lejos de permanecer unos días, como en los últimos años, han decidido exprimir al máximo el verano. Mucho tiene que ver en ello que el actor comprara su parte de la propiedad a su ex esposa, Diandra Lucker, a principios de este año. La finca fue adquirida por la pareja en el año 1989 y tras su separación 11 años después, acordaron repartirse el disfrute de la propiedad durante seis meses al año cada uno. En febrero el intérprete viajó a Mallorca para ultimar los detalles de adquisición del inmueble, que estaba a la venta por 28,9 millones de euros.

Sin preocupaciones por tener que dejar la casa a finales de julio, el matrimonio está aprovechando el buen tiempo para disfrutar de la isla. La semana pasada los intérpretes y sus dos hijos se embarcaron en un yate alquilado para pasar unos días en el mar con motivo del cumpleaños de su hijo mayor Dylan. La familia puso rumbo a Menorca, donde atracaron en el puerto de Ciutadella y fue vista posteriormente fondeada en Formentor, al norte de Mallorca. Sus hijos dejaron constancia en las redes sociales de la celebración del cumpleaños de Dylan en el barco, donde llenaron el camarote de globos.

Los cuatro tuvieron tiempo de pasar durante su recorrido por aguas del norte de la isla por el puerto de Sóller para terminar atracando en Valldemossa, donde una zodiac les trasladó al pequeño embarcadero privado que tiene S’Estaca. El matrimonio sigue haciendo vida con relativa normalidad en la isla y han aprovechado su estancia para visitar a unos amigos en una finca de Puigpunyent, mientras sus hijos tampoco han perdido el tiempo y se han dedicado a pasar largas jornadas en las calas cercanas a S’Estaca con algunos amigos de su edad.

Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones son rostros fijos en el verano balear, que este año nota la ausencia de caras conocidas. No se espera la llegada de Michelle Obama, invitada en los últimos años por el exembajador de Estados Unidos en España, James Costos, ni tampoco hay noticias del productor de Hollywood David Geffen, que con su espectacular yate -que le trajo numerosas críticas por presumir de él en pleno confinamiento- ha traído en los últimos años a personajes conocidos como el fundador de Amazon, Jeff Bezos o la cantante Katy Perry con su prometido el actor Orlando Bloom.

A Ibiza, paraíso de los futbolistas en vacaciones, sí ha regresado como cada año la estrella del Barça, Leo Messi, que ha pasado unos días navegando acompañado por su mujer Antonella Rocuzzo y sus tres hijos. Estos días también navega por aguas de las islas el delantero de la Juventus, Cristiano Ronaldo, que estrena yate junto a su novia Georgina Rodríguez y dos parejas de amigos. Sin embargo, las portadas con fotografías del actor Leonardo Dicaprio bajo una sombrilla en Formentera o de la presentadora Oprah Winfrey subiendo a un barco en el puerto de Ibiza tendrán que esperar, por lo menos, hasta el año que viene.

Leave a Reply