Las noticias

Al menos 24 muertos y 43 heridos en un ataque del Estado Islámico a una prisión afgana

Fuerzas de seguridad afganas vigilan la zona del ataque a la prisión en Jalalabad, este lunes.
Fuerzas de seguridad afganas vigilan la zona del ataque a la prisión en Jalalabad, este lunes.PARWIZ / Reuters

El ataque de combatientes del autodenominado Estado Islámico a una prisión en la ciudad afgana de Jalalabad se ha saldado con al menos 24 muertos y 43 heridos en las últimas horas y ha provocado a una fuga masiva de presidiarios. La detonación de un coche bomba en la entrada de la cárcel este domingo ha abierto el enfrentamiento contra los guardias y las fuerzas de seguridad afganas. Después se han escuchado otras explosiones en la zona.

Unos 30 combatientes están involucrados en el ataque a la prisión, donde se encontraban unos 2.000 prisioneros, según Sohrab Qaderi, legislador en la capital de la provincia de Nangarhar. Tres de ellos murieron durante el primer golpe y al menos 21 civiles y miembros de las fuerzas de seguridad han fallecido en los combates y tiroteos que se han producido durante la noche, según ha asegurado Attaullah Khugyani, un portavoz del gobernador.

La policía se ha visto obligada a reforzar sus efectivos para recuperar prisioneros escapados, y de momento han capturado alrededor de 1.000, ha asegurado Qaderi, sin dar detalles sobre cuántos aún estaban en libertad. Las fuerzas especiales afganas han apoyado a la policía, según las autoridades, y los civiles han sido evacuados de las áreas que rodean la prisión, donde los prisioneros talibanes y del Estado Islámico estaban retenidos junto a delincuentes comunes. “Toda la ciudad está bajo toque de queda, las tiendas están cerradas. Jalalabad está completamente vacío”, ha señalado Qaderi.

El Estado Islámico se ha atribuido la responsabilidad del ataque, que se ha producido un día después de que la agencia de inteligencia afgana dijera que las fuerzas especiales habían matado a un alto comandante del grupo cerca de Jalalabad, la capital provincial de Nangarhar. Un informe de las Naciones Unidas el mes pasado estimó que hay alrededor de 2.200 miembros del Estado Islámico en Afganistán, y que si bien el grupo está en retirada territorial y su liderazgo se ha agotado, sigue siendo capaz de perpetrar ataques de alto perfil.

Leave a Reply