Las noticias

Adif aumentará la inversión y el empleo para hacer frente a la pandemia

Adif aumentará la inversión y el empleo pese a la pandemia del coronavirus. Así, lo ha anunciado la presidenta del gestor de infraestructuras ferroviarias, Isabel Pardo de Vera, en una entrevista con EL PAÍS. Aunque está previsto que la empresa pública pierda este año 762 millones de euros, mantendrá su política de rebajar los cánones que cobra a Renfe y otras empresas ferroviarias por el uso de las vías con el fin de reactivar el tráfico. La máxima responsable de Adif destaca el hito de la entrada de competidores en 2021 y espera que la pandemia no suponga una demora en la llegada de la francesa SNCF y la hispanoitaliana Ilsa, y que el tráfico recupere la normalidad en 2022. Admite que en los últimos años se ha descuidado la inversión en red convencional frente a la red de alta velocidad, pero anuncia que ya se ha corregido esa tendencia y que no hay que enfrentar a ambas redes porque son complementarias.

Adif ya ha perdido 506 millones de euros en los tres primeros trimestres por el impacto de la crisis sanitaria de la covid-19, con una caída de los ingresos agregados de cerca de 270 millones. “La previsión es que en el conjunto del ejercicio los ingresos por tasas y cánones se reduzcan en unos 420 millones de euros, en tanto que el resultado de explotación descendería en unos 489 millones, y el resultado del período de 762 millones de pérdidas”, señala Pardo de Vera.

El gestor ferroviario ha rebajado los cánones a Renfe para reactivar la demanda, y la presidenta de Adif y Adif AV espera que dichas reducciones se trasladen de una u otra forma a los precios de los billetes. “Las tarifas que abonarán las empresas ferroviarias se reducirán en un 23%. Como ejemplo, en 2021, un tren de alta velocidad de 360 plazas que realice el trayecto Madrid-Barcelona pagará en torno a un 12% menos por cánones; el trayecto Madrid-Sevilla, un 16% menos; y Madrid-Valencia, cerca de un 23% menos”.

En cuanto a cómo pueden afectar estas reducciones a las cuentas de Adif, espera que tengan un efecto neutro, ya que el Ministerio de Transportes (MITMA) compensará a las empresas de infraestructuras por las pérdidas que soportarán como consecuencia de mantener las tarifas vigentes desde el ejercicio 2018. Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) prevén que Adif siga en pérdidas hasta 2022, pero la máxima responsable del gestor ferroviario espera retomar en ese año la senda de normalidad anterior a la pandemia, para alcanzar ya un resultado de explotación positivo en 2023.

Incremento de la deuda

Los PGE contemplan también un fuerte incremento de la deuda hasta más de los 18.000 millones, por lo que Adif está cerrando con el Ministerio de Transportes los convenios que la ley sectorial establece para garantizar su sostenibilidad financiera, con el compromiso del Ministerio de Hacienda. “Sin esa apuesta decidida del Gobierno, Adif no tendrá el soporte para llevar a cabo la transformación que buscamos, porque la predictibilidad legislativa y financiera es fundamental, especialmente en un sector en el que las decisiones de inversión se toman a muy largo plazo”, reseña Pardo de Vera.

Por otra parte, los Presupuestos autorizan a Adif AV al incremento de su endeudamiento en 2021 en 1.500 millones, pero esa cifra se reduciría a la mitad en el caso de que los fondos europeos de recuperación se cobraran en el próximo año. Pardo de Vera alerta de que a la hora de evaluar el fuerte endeudamiento de Adif AV, ha de tenerse en cuenta que las políticas de reducción del déficit han limitado significativamente las aportaciones para inversiones efectuadas por el Estado. “Solo en los cinco últimos años, las aportaciones para inversiones han sido de 1.282 millones de euros, mientras que las inversiones ejecutadas en ese mismo periodo han ascendido a 7.092 millones. De esta forma, si descontamos el efecto del IVA, comprobamos que únicamente el 22% de las inversiones de Adif AV se han financiado con aportaciones públicas, habiendo sido el 78% restante financiado con endeudamiento, fondos europeos y recursos de la propia compañía”.

Pese a la pandemia, la inversión se dispara hasta los 3.000 millones, de los que 2.354 millones provendrán de los fondos europeos, “una inversión que no un gasto”, a juicio de la presidenta del Adif, “para completar la red ferroviaria más moderna de Europa”.

La directiva destaca que, pese a la pandemia, no se ha paralizado la ejecución de las actuaciones en marcha, como demuestra la reciente apertura del tramo de la Línea de Alta Velocidad Madrid-Galicia entre Zamora y Pedralba de la Pradería. “Precisamente el año que viene completaremos al fin el corredor de alta velocidad a Galicia con la puesta en servicio del último tramo, el Pedralba-Ourense, en el que estamos trabajado de forma muy intensa. También podremos extender la alta velocidad hasta Elche y Orihuela, en Alicante, lo que nos acercará un poco más a Murcia y nos permitirá ir completando de forma progresiva el Corredor Mediterráneo. Y en la zona centro vamos a tener muy pronto en marcha el túnel de ancho estándar entre Atocha y Chamartín, además de unas nuevas vías en los accesos a la capital para las líneas de alta velocidad que vienen del Levante y Andalucía, y en el futuro para la de Barcelona”.

Estas actuaciones, junto con otras como la Variante de Pajares, que abrirá la alta velocidad a Asturias, van a permitir no solo unir toda la red de alta velocidad de la zona norte con la de la zona sur y este, sino que también a ayudar a ampliar las vías de acceso a Madrid. Y será fundamental para que los trenes del corredor de Levante trasladen su cabecera a Chamartín, para descongestionar Puerta de Atocha y comenzar a reequilibrar el peso de cada una de estas estaciones.

Concurso de Chamartín

Precisamente, respecto a la remodelación integral de Chamartín, un macroproyecto estimado en unos 1.000 millones de euros, la presidenta de Adif señala que ya han seleccionado las diez candidaturas finalistas del concurso internacional convocado a principios de año, y “pronto seleccionaremos al que se encargará finalmente de redactar los proyectos”.

Frente a la tendencia general del sector del transporte de reducir empleos y aplicar ERTE, Pardo de Vera defiende la necesidad de reforzar la plantilla. “En Adif y Adif AV concurren dos circunstancias. Por un lado, las compañías mantienen su actividad porque a pesar del desplome de los tráficos ferroviarios, tenemos que mantener operativas todas las líneas ferroviarias que gestionamos porque siguen circulando trenes, aunque sea en un número más reducido; además, tenemos una plantilla muy envejecida y eso, sin la reposición de efectivos, condenaría el futuro de la empresa”. En este sentido, este año están en marcha dos nuevas ofertas públicas de empleo, una para incorporar 93 técnicos de distintos perfiles profesionales y otra para cubrir 434 plazas de personal operativo.

Liberalización

Con todo, el reto más importante que afronta Adif, es la liberalización de la red ferroviaria con la entrada de competidores de Renfe, en particular la francesa SNCF e Ilsa (Trenitalia). “En 2021 ya vamos a ver una nueva empresa ferroviaria circulando por nuestra red, y previsiblemente una más en 2022. Este proceso va a beneficiar a los usuarios y nos va a ayudar a poner en valor nuestra red, lo cual evidentemente es también muy bueno en términos de sostenibilidad financiera”.

Respecto a los efectos de la pandemia sobre la llegada de competidores, Pardo de Vera prevé que se retrasará “lo mínimo imprescindible, unos meses a lo sumo”. “Hay contratos firmados que comprometen a las partes y Adif velará por su cumplimiento. Nuestros socios operadores están haciendo un esfuerzo para minimizar esas demoras”, añade.

Sobre la finalización del Corredor Mediterráneo, asegura que se siguen moviendo en el horizonte de 2025, con 1.982 millones en los PGE y la posibilidad de entrar en el plan europeo de recuperación económica. “El proyecto se encuentra ya en una fase muy avanzada, principalmente en el tramo desde Barcelona a Valencia, y hemos ido suprimiendo algunos escollos como la puesta en servicio de la variante de Vandellós a principios de este año, que nos ha permitido suprimir un cuello de botella histórico y la reducción en los tiempos de viaje entre Barcelona y Valencia”.

Otros proyectos clave ya en marcha son la renovación integral de la conexión entre Vandellós y Castellón, para aumentar la velocidad punta de circulación por encima de los 200 kilómetros por hora y los trabajos para la implantación del tercer hilo en la segunda vía del Castellón-Valencia.

En cuanto a la conexión AVE del aeropuerto de Madrid-Barajas con la estación de Chamartín, la máxima responsable de Adif señala que no es posible hablar aún de fechas pero ya está avanzada la redacción de un proyecto para la conexión del aeropuerto a través del mismo trazado por el que hoy circulan los trenes de Cercanías.

AVE frente a red convencional

Se ha hablado mucho de la dicotomía entre Alta Velocidad y red convencional. Algunos organismos como Airef han llegado a dudar de la rentabilidad social de las inversiones multimillonarias del AVE y de la necesidad de mejorar la red de cercanías y convencional. “El informe de Airef se ha intoxicado y se ha analizado sesgadamente. Somos el país más eficiente en costes de construcción. La apuesta que hemos hecho es acertada, nos falta hacer nuestros deberes para sacar la máxima capacidad de las mejores infraestructuras. Hay mucho margen de mejora en el servicio que se presta, y en eso se basa nuestra actuación. Por supuesto que estamos convencidos de la necesidad de mejorar la red convencional, y especialmente las líneas en las que se prestan servicios de Cercanías, ya que éstos son los más utilizados en España, pero esto no debe suponer una confrontación entre redes. Ambas son necesarias y deben ser tan complementarias como sea posible”.

Pardo de Vera admite que es “evidente” que durante algún tiempo la clara apuesta por seguir ampliando la red de alta velocidad española no se ha visto acompañada por una inversión destacada en la red convencional, pero apunta que en los últimos años están tratando de cambiar esta situación con un importante incremento de las partidas presupuestarias destinadas a la mejora de la red convencional, a que en 2021 se destinará una inversión de 1.846 millones de euros. Además, están en desarrollo planes de Cercanías en Madrid, Barcelona, Valencia, Asturias y Cantabria y otros núcleos que acumulan una previsión de inversión de 815 millones para el próximo año.

La presidenta de Adif considera que la liberalización de los servicios ferroviarios de pasajeros es un revulsivo de impacto histórico para acelerar la movilidad sostenible frente a otros medios como el avión o el automóvil. “El ferrocarril es el medio de transporte más respetuoso con el medio ambiente y va a ser percibido como tal. Adif quiere acelerar el inevitable cambio modal del avión al ferrocarril, allí donde haya rutas equivalentes, redefiniendo la movilidad en los recorridos de hasta 700 o 1.000 kilómetros”.

“El ferrocarril puede estar mejor posicionado en las fases de desescalada y vuelta a la normalidad en el contexto de crisis sanitaria actual, tal y como señalan algunos informes de consultoras internacionales. Hay que recordar que el servicio y la frecuencia de los servicios ferroviarios son impulsores clave de la demanda de viajes en tren de mayor duración, y ambos parámetros mejorarán tras la incorporación de dos nuevos operadores. La previsión arroja una perspectiva de menor crecimiento del tráfico aéreo intrarregional frente a un crecimiento más rápido en la demanda ferroviaria, circunstancia que beneficiaría a las redes de alta velocidad tanto en Europa como en otras regiones”.

La seguridad del transporte ferroviario ante la pandemia también ofrece garantías al viajero. La presidenta de Adif recuerda que diferentes estudios internacionales han revelado que la tasa de contagio al viajar en tren es muy baja. Por ejemplo, el análisis realizado por el organismo de seguridad ferroviaria del Reino Unido, que demostró que el riesgo de contraer la covid-19 mientras se viaja en tren es de 1 en 11.000 viajes, lo que equivale a una probabilidad de menos del 0,01%. Con protección de mascarilla es 1 de cada 20.000 viajes, es decir, 0,005%”. Por su parte, la Agencia Nacional de Salud Pública de Francia concluyó que solo el 1% de los grupos contagiados por la covid-19 estaban vinculados al uso del transporte público.

“Podemos afirmar que el transporte por ferrocarril es un modo seguro para viajar.”, apunta Pardo de Vera que recuerda que Adif ha implantado medidas como la instalación de 34 máquinas dispensadoras de hidrogel en 14 estaciones, así como cámaras termográficas de control de la temperatura en las estaciones de Madrid Puerta de Atocha y Barcelona Sants, que cuentan también con un sistema integral de gestión de aforos y colas de entrada, gracias al que se dispone de la información en tiempo real del número de personas que se encuentran en las salas de embarque.

La presidenta de Adif niega que exista un problema generalizado con los locales comerciales que alquilan espacios en las estaciones. Con motivo de la declaración del Estado de alarma, Adif acordó una moratoria sin intereses en el pago de las rentas para aquellos locales que tuvieron que echar el cierre. Posteriormente, una vez finalizado el estado de alarma, se ofreció, con carácter general, a los arrendatarios de los inmuebles, compartir los efectos derivados de la covid y se aprobó una reducción en la renta mediante la bonificación de la mitad del porcentaje de reducción de las ventas del local comparado con el mismo período de 2019, siempre y cuando dicha reducción de las ventas fuera superior al 40%. Paralelamente, se ofreció que el pago de la renta correspondiente se pudiera realizar de manera aplazada en los siguientes 24 meses sin intereses, si el contrato estaba en vigor o hasta la fecha de finalización del mismo.

“Estas medidas se extendieron hasta el 31 de octubre de 2020, con la posibilidad de que, de persistir los efectos de la pandemia, pudiera tener una extensión en el tiempo, para aquellos clientes que se hubieran adherido al plan de ayudas definido por Adif. Se han conseguido acuerdos con más del 90% de los arrendatarios.

Sobre la posibilidad de volver a unificar Renfe y Adif, Pardo de Vaera indica que, aunque no es una pregunta que le corresponda responder, “no se entendería que, ante el escenario de la liberalización del transporte ferroviario de viajeros y, al contrario de lo ocurrido en otros sectores ya liberalizados, se unieran en un mismo grupo la compañía gestora de las infraestructuras con uno de los operadores”.

Leave a Reply