Las noticias

Acelera LaLiga, frenan los futbolistas

Las inquietudes de los futbolistas ante un hipotético regreso a los entrenamientos en los primeros días de mayo, expresados al Gobierno mediante una carta de su sindicato mayoritario (AFE), tienen visos de abortar la intención de LaLiga de comenzar a realizar el martes 28 de abril los primeros test PCR, que detectan si el organismo está contagiado por la covid-19. Algunos clubes ya han citado a sus jugadores en las respectivas ciudades deportivas para pasar las pruebas ese día, pero la negativa de un numeroso grupo de futbolistas a acudir mantiene todo en el aire.

Hay dos velocidades. La de LaLiga, que pretende reactivar la actividad lo antes posible para minimizar pérdidas, y la de los jugadores. Estos prefieren ralentizar el proceso de su retorno hasta que la pandemia esté más controlada y tengan una seguridad mayor por parte de las autoridades sanitarias. El colectivo de futbolistas tiene más dudas. Por ejemplo, la moralidad de someterse a pruebas para detectar el coronavirus cuando aún no están disponibles para el resto de la población.

La brecha entre LaLiga y los jugadores sobre los modos y tiempos a seguir para volver a los entrenamientos se ha agudizado notablemente en las últimas horas. Según avanzó la Ser, existe una plantilla de Primera que ha ido más allá de la carta enviada el miércoles por AFE al Ministerio de Sanidad y al Consejo Superior de Deportes (CSD). Los jugadores de este plantel han elaborado una misiva que mandarán a Sanidad en la que se niegan a ser sometidos a las pruebas hasta que al menos estén garantizadas para todo el personal sanitario y población de riesgo. La plantilla del Racing, de Segunda, se expresó este jueves en ese sentido. No se descarta que en las próximas horas más plantillas profesionales se sumen a la negativa de someterse a los test el 28 de abril bajo estas mismas condiciones.

Según fuentes sindicales, jugadores de peso en los grandes clubes han manifestado su malestar por las prisas existentes para ser sometidos a los controles preventivos y a ser concentrados en los hoteles durante largos períodos. Tanto AFE, como Futbolistas On, sindicato minoritario en el fútbol profesional, tienen constancia de la oposición de un gran número de futbolistas a pasar de inmediato las pruebas, que además deben ser autorizadas antes por Sanidad y el CSD. Este último organismo considera que la fecha del 28 de abril es muy precipitada y emitió este jueves un comunicado en el que anunciaba que remitirá al Ministerio de Sanidad un proyecto de protocolo sanitario que se ha basado en el elaborado por LaLiga, pero se ha complementado con aportaciones de las federaciones y empresas que se dedican a la organización de eventos deportivos. “Todo sigue estrictamente condicionado al criterio del Gobierno según sea la evolución de la pandemia”, reiteró el CSD en su comunicado. En LaLiga confían en que el pacto al que llegaron el sábado pasado con el organismo que preside Irene Lozano y con la Federación por el cual incrementa su aportación a ambas entidades en 200 millones de euros para los próximos cuatro años, procedentes de sus ingresos televisivos, contribuya a que Sanidad autorice las pruebas lo antes posible. Puesto este periódico en contacto con Sanidad para cuestionar si autorizará los test, desde el ministerio que preside Salvador Illa, responden: “En estos momentos, no se plantea cambiar el marco regulatorio para los futbolistas, que son considerados como el resto de trabajadores por cuenta ajena. Se da prioridad a las normas que ya están desarrolladas al respecto”, informa Pablo Linde.

También, según AFE, existe un rechazo frontal a firmar un documento de consentimiento en el que a los jugadores se les informa de que no existe riesgo cero de contagio cuando regresen a los entrenamientos. Desde Futbolistas On no entienden “cómo los clubes han citado a los jugadores a pasar los test si ni siquiera han sido autorizados por Sanidad y el CSD”.

LaLiga tiene concertada con la empresa SYNLAB la realización de más de 6.000 test que se realizarían a 40 personas de los 42 clubes que forman el fútbol profesional. Desde la patronal insisten en que se están ajustando a la legalidad y que existen empresas privadas —como el BBVA o Pamesa— que ya han realizado pruebas a sus empleados. “Hemos elaborado un protocolo exhaustivo en el que nos hemos preocupado muy mucho de que el futbolista corra el menor riesgo posible. Se nos podría criticar si no hubiéramos hecho nada, pero no por este protocolo”, asegura un dirigente de la patronal.

Desde LaLiga también se remiten al compromiso laboral que romperían los jugadores y a las consecuencias que podría tener si también se niegan a firmar el documento en el que se les informa de que el riesgo cero no existe cuando regresen a los entrenamientos y a la competición. “No hay que dramatizar este punto. Estos consentimientos son los mismos que se firman cuando alguien entra en un quirófano o, mismamente, cuando los jugadores al principio de la temporada firman su autorización para las pruebas a las que les sometemos, que son muchas”, sostiene Rafael Ramos, presidente de la Asociación Española de Médicos de Clubes de Fútbol. “Nuestra labor es detallarle al jugador cuál es la situación a raíz de toda la información que manejamos y luego ellos tienen que decidir si firman o no”.

Mientras LaLiga afina el protocolo de regreso a los entrenamientos de los clubes, la Federación empieza a trabajar en el suyo para los árbitros, tanto los que estarán con los futbolistas sobre el campo como los dedicados al VAR, unas 200 personas en total. Sin embargo, según fuentes del Comité Técnico de Árbitros (CTA), su previsión es perfilarlo de la mano del Ministerio de Sanidad, que es el que marcará los tiempos, fijará las necesidades de test y su disponibilidad, y en último caso determinará si es posible y en qué momento el regreso de la competición.

Su urgencia es menor, ya que los árbitros y los asistentes realizan sus entrenamientos en solitario, por lo que, a diferencia de los jugadores, no necesitan directrices sobre cómo regresar al trabajo en grupo. De momento, durante el confinamiento han mantenido su trabajo físico bajo la supervisión de Javier Sánchez, responsable del área de rendimiento físico del CTA. Sánchez les envía planes semanales de entrenamiento que afina de manera individual con cada uno de los colegiados, que por su parte le envían datos de rendimiento y de su estado emocional, además del peso diario.

Pese al trabajo realizado estas semanas, los árbitros también necesitarían entre 15 y 20 días de preparación específica para estar listos para la competición, una vez que el Gobierno permita la práctica del deporte fuera de los domicilios.

Además de preparar el protocolo sanitario de los árbitros de campo, la federación también ha empezado a estudiar en qué condiciones seguras podrán trabajar los destinados a la sala VOR de Las Rozas, donde se contempla la instalación de mamparas de protección.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso por llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 Euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete

Leave a Reply