Las noticias

Abandonados en la residencia: “Yo veo a este señor llorando y debería tener asistencia en un hospital”

Varios trabajadores miran por la ventana desde el interior de la residencia de ancianos Monte Hermoso, este miércoles, en Madrid. EFE/Fernando VillarVarios trabajadores miran por la ventana desde el interior de la residencia de ancianos Monte Hermoso, este miércoles, en Madrid. EFE/Fernando VillarFERNANDO VILLAR / EFE (EL PAÍS)

El coronavirus está causando graves estragos en algunas residencias de la Comunidad de Madrid, que han informado de brotes y múltiples muertes. El alcance de los daños es aún difícil de estimar y EL PAÍS está tratando de arrojar luz sobre la situación en muchos centros en este momento de confusión. Las autoridades madrileñas iniciaron este jueves una investigación centro a centro para conocer cuántos -en Madrid hay 425- tienen enfermos de Covid-19 y cuántos han registrado víctimas.

Según una estimación de este periódico, al menos 70 residentes en Madrid han perdido la vida en casos confirmados del virus o sospechosos (en muchos centros con brotes no hay kits de diagnóstico). Los centros afectados por fallecimientos son: Monte Hermoso, Fundación Santísima Virgen y San Celedonio, Albertia Moratalaz, cuatro del grupo Amavir, tres de Mensajeros de la Paz, Nuestra Señora del Rosario (Torrejón), Soto Fresnos (Soto del Real), Sagrada Familia en Calle Villaviciosa de Madrid y Residencia La Paz.

Según múltiples correos y llamadas de trabajadores y familiares recibidos por este periódico, decenas de centros han registrado casos confirmados o sospechosos de Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus. El cuadro es desolador. Las autoridades debaten sobre si la mejor respuesta es evacuar los centros o convertirlos en hospitales. Estos son solo algunas denuncias:

Muchos ancianos están muriendo en las residencias sin que las ambulancias los trasladen a los hospitales. Algunos familiares denuncian que a sus padres o abuelos les están dejando morir, dándoles como casos perdidos porque presentan enfermedades previas o porque su edad es muy avanzada. Una trabajadora de unos pisos tutelados en Madrid capital dice que lleva desde la madrugada del jueves buscando auxilio para un anciano de 91 años que se está asfixiando. El viernes pasado un médico le visitó y le dijo que era un “posible Covid-19”, pero como no tenía kit de diagnóstico no lo pudo confirmar.

“Yo veo a este señor llorando y debería tener asistencia en un hospital”, dice esta trabajadora, que pide guardar el anonimato para no poner en riesgo su empleo. “Hemos llamado más de siete veces al 112 y nada. Después de dos horas esperando, me contestaron de mala gana que no pueden ayudarnos”.

Algunas residencias informan a los familiares de que no pueden hacer nada. “Te reitero que se manejan pocas opciones de traslado hospitalario”, le escribió a una familiar la médico de la residencia Albertia Moratalaz según un correo que ha podido ver El PAÍS. En ese centro se conocen nueve muertes por Covid-19 confirmado o sospechado.

Muchos cuidadores han dejado de ir a los centros para no contagiarse. A partir de ese momento, la residencia puede entrar en una espiral de desorganización que supone un incremento de contagios y muertes.

El gerente de la residencia Fundación Santísima Virgen y San Celedonio, junto al estadio Bernabéu, está enfermo de coronavirus, como otros trabajadores. Le dice a este periódico que tienen al menos, 11 muertos. Siete confirmados por coronavirus y cuatro sospechosos de contagio pero que no fueron diagnosticados.

“Necesitamos ayuda. Estamos desbordados. Nos estamos dejando la piel”, cuenta por teléfono el gerente, Antonio Naranjo Fabián.

“No quiero llevar a casa el bicho”, dice una trabajadora de la residencia Francisco de Vitoria en Alcalá de Henares. Convive con sus padres de 70 años.

Hasta este mismo jueves muchos cuidadores seguían sin tener guantes o mascarillas. El sindicato CSIT anunció que va a denunciar a la Inspección de Trabajo a los directores que no están asignando a cada profesional los equipos para evitar el contagio.

Trabajadores denuncian que han llevado sus guantes de cocina a los centros. Otros dicen que están compartiendo un mismo equipo de protección entre varios.

Muchos familiares escriben o llaman quejándose de oscurantismo por parte de los centros. Se enteran de que en la residencia hay un brote días después de su inicio. No pueden visitar a sus familiares en cumplimiento de las normas contra el contagio y desconocen la situación real.

“Prefiero cuidar de mi madre, acompañarla hasta el último momento”, dice Miguel Ángel López, cuya madre está internada en una residencia pública con varios contagios. “Me niego a pensar que he metido a mi madre en el peor sitio posible y que puede que no la vea más”.

Es un sentimiento muy extendido. “Hoy es el día del padre y te puedo asegurar que está siendo un día duro, temo por su vida y lo peor de todo es que si se contagia nadie hará nada por atenderle”, escribe en un correo Laura Gómez, hija de un residente en una residencia donde se han detectado cuatro casos.

Información sobre el coronavirus

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

Medidas clave del estado de alarma.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante el coronavirus

Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

– En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112

Leave a Reply