Las noticias

A menos de un metro, sin mascarillas y con casos de coronavirus: miles de teleoperadores siguen yendo cada día a trabajar

Recuero Francos, de 52 años, lleva cinco años trabajando en Konecta, una de las compañías líderes en España en el sector de centros de telefonía de atención al cliente, conocidos popularmente como call center. Una industria que aglutina a más de 100.000 trabajadores en toda España. De ellos, casi la mitad trabajan en Madrid. El pasado lunes 15 de marzo, Francos acudió a su puesto de trabajo en el polígono de Alcobendas. Dice que estos días ha estado respondiendo a las dudas y preguntas de los miles de madrileños que han llamado al 900 102 112. El teléfono gratuito de información sobre el coronavirus que ha puesto a disposición de los ciudadanos la Comunidad de Madrid. El viernes 20 de marzo, cinco días después, no pisó las oficinas. Ahora está en casa, con 38,5 de fiebre, tos y una voz ronca y tomada. Ya ha recibido la visita de un médico: “No te podemos hacer la prueba, pero tienes todos los síntomas de coronavirus. Quédate en casa. No salgas. Los hospitales están saturados”.

Durante estos cinco días, este madrileño ha insistido a la empresa Konecta en que las condiciones laborales no eran las más apropiadas para seguir trabajando. “No tenemos guantes ni mascarillas, los auriculares que tenemos para atender las llamadas de los ciudadanos no son individuales. Los compartimos y los tenemos que limpiar nosotros mismos como podemos. Solo tenemos un bote de gel y otro de alcohol para todos”, cuenta. “Los coordinadores estamos expuestos todo el rato al coronavirus porque los trabajadores nos levantan la mano para pedir ayuda y tenemos que ir a socorrerles. Es lógico. La mayoría de los nuevos contratos desconoce cómo funciona el sistema operativo. ¿Por qué no podemos trabajar desde casa?”, se queja. Según el informe de Recursos Humanos al que ha tenido acceso EL PAÍS, la empresa cuenta con seis casos positivos de Covid-19 por toda España —cuatro de ellos en Madrid— y más de 58 empleados están en cuarentena.

Ahora, tras la denuncia de varios trabajadores a los sindicatos y jefes, los directores de la empresa han optado por establecer una distancia de dos metros entre los trabajadores. Con una condición: en lugar de avisarles con antelación, todos los empleados acuden al centro de trabajo y allí se van ocupando los puestos por orden de llegada. “Hay gente que llega allí en metro y luego se vuelve a su casa porque ya no tiene sitio. Es un sinsentido”, dice. “Están exponiéndonos continuamente y les da exactamente igual”.

No es un caso aislado. Ocurre también el Grupo Unísono, otra empresa con más de 2.300 trabajadores en la capital. “El lunes 16 el centro estaba a pleno rendimiento”, cuenta Julio Fuentes, delegado sindical. “La distancia era inferior a un metro. ¿Hay teletrabajo? Sí, pero insuficiente. Los trabajadores siguen yendo. Un call center es un auténtico foco de infección. No paran de llamarnos trabajadores con dramas familiares”.

Emergia tiene a más de 1.500 trabajadores en el polígono de La Gavia. “Las únicas medidas que han tomado ha sido comprarnos botes de gel y toallitas”, cuenta la delegada sindical Gabriela Morata. “El personal va con miedo a trabajar. Hemos intentado que paralicen la actividad, pero no hacen caso. Más del 72% de la plantilla está yendo a trabajar. ¡No están haciendo nada!”.

“Se ha organizado muy mal el teletrabajo. Tuvimos una reunión el día antes de que cerraran los colegios y nos dijeron que contratáramos cuidadoras para los niños”, cuenta Ardiel Aguado, delegado sindical de la empresa Digitex, que tiene contratados a 700 trabajadores en una nave de la Avenida de Manoteras. “Tenemos a compañeros en cuarentena. No dejan irnos a casa porque hay clientes que no lo permiten, como las empresas subcontratadas de Movistar o La Caixa. No hay geles. No hay limpieza en la empresa. No podemos correr este riesgo”.

El Grupo GSS cuenta con más de 1.300 trabajadores en una nave de Vallecas. “A principios de la semana íbamos todos y ahora estaremos unos 400. Estamos pidiendo teletrabajo desde el 13 de marzo y aquí seguimos”, cuenta la delegada sindical Susana Viedma. El jueves les comunicaron seis casos confirmados de coronavirus. “¡Somos 600 en una sala y estamos a medio metro cada uno! Cualquiera puede estar infectado”. La empresa ha puesto un tablón blanco de porexpan para separar los ordenadores.

El jueves, varios agentes de la policía se presentaron en otro rincón de Madrid. La empresa Konecta cuenta en la calle de San Romualdo con otro bloque de edificios donde trabajan diariamente más de 1.000 trabajadores, en turnos de 30 horas a la semana, por un salario de 892 euros al mes. “El miércoles se dio la orden de cierre, pero el centro sigue abierto”, cuenta el delegado sindical Santiago Alonso. “Mis sindicalistas me llaman llorando todos los días. Hay gente que está mala y sigue yendo a trabajar. ¿Cómo puede ser?”.

Un trabajador de la empresa Konecta, que prefiere no decir su nombre por temor a represalias, cuenta que, cada día, siguen acudiendo cientos de empleados a trabajar. “La distancia de más de un metro entre nosotros se ha empezado a hacer desde el miércoles, pero no siempre se cumple. Hasta aquí venimos cientos de trabajadores a diario. No tenemos guantes ni mascarillas y comparten los cascos que usan para atender a los clientes. Solo tenemos gel y a veces ni eso”, relata. Su labor es contestar a los clientes del Banco Santander, Open Bank o Mutua Madrileña. ¿Siguen recibiendo llamadas de clientes bancarios durante estos días? “Sí, la gente se aburre en su casa. Nos llaman para tonterías. La mayoría quiere que le digamos el saldo que tienen en su cuenta. No tiene ningún sentido”.

Este periódico se ha puesto en contacto varias veces con la empresa Konecta, pero no ha recibido ningún tipo de respuesta. La Consejería de Empleo de la Comunidad de Madrid recibió un informe el pasado miércoles. La sucesión de los hechos fue la siguiente: el comité de empresa denunció la situación de los cientos y cientos de trabajadores de Konecta a la Inspección de Trabajo, que depende del Ministerio de Empleo. Los inspectores del ministerio se presentaron en las instalaciones y confirmaron los hechos: “Hay que suspender la actividad”, dijeron. Por eso, este jueves se presentaron allí varios agentes de la policía para suspender la actividad, sin éxito.

¿Qué sucedió? Fuentes de la consejería de Empleo se ratifican en que la empresa debe suspender la actividad, pero ahora, tras la declaración del Estado de alarma, debe ser el Ministerio de Sanidad quien ordene el cierre. “Si los trabajadores siguen yendo a trabajar, tienen que volver a denunciar porque ahora todo depende del Ministerio de Sanidad”. Mientras tanto, el coordinador de Konecta Recuero Francos de sigue aislado en casa y con fiebre: “Hoy tengo entre 37,7 y 38,5”.

Información sobre el coronavirus:

Aquí puedes seguir la última hora sobre la evolución del coronavirus.

Medidas clave del estado de alarma.

El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

Guía de actuación ante el coronavirus

Todas las medidas contra el coronavirus en Madrid

– En caso de tener síntomas, la Comunidad de Madrid recomienda evitar acudir al centro de salud salvo casos de extrema necesidad y utilizar el teléfono 900 102 112. También ha habilitado la web www.coronamadrid.com/ para hacer la autoevaluación de síntomas.

Leave a Reply